Cómo planchar el pelo: consejos para un peinado sano y duradero

Planchar el pelo

La plancha de pelo es un elemento cada vez más usado y común en los hogares.

Un electrodoméstico que nos permite obtener un peinado de peluquería, ¡pero desde nuestra propia casa!

Con un poco de práctica y destreza puedes lograr peinados increíbles.

Además, su versatilidad te facilita adquirir cualquier tipo de peinado: alisado, rizado u ondulado, no hay nada que se resista.

Para ello, lo primero es cuidar tu salud capilar.

Asimismo, te explicamos cómo planchar el pelo para conseguir todo tipo de estilo que te propongas.

 

La importancia de disponer de una plancha de pelo de calidad

Dadas las elevadas temperaturas que alcanzan estos equipos, las planchas de pelo deben contar con una serie de características para cuidar adecuadamente tu cabello, con la finalidad de disfrutar de una melena sana, bien cuidada y con brillo:

  • Materiales: la cerámica o el titanio son dos de los elementos más comunes, los cuales distribuyen el calor uniformemente y generan una pequeña cantidad de iones para reducir el encrespamiento. Asimismo, si la plancha integra turmalina o posee tecnología iónica, mucho mejor.
  • Placas basculantes: un aspecto vital y fundamental. Por suerte, toda plancha de pelo buena cuenta con placas flotantes para facilitar un ligero movimiento y distribuir el calor y la presión eficientemente.
  • Temperatura regulable: todos los cabellos son distintos, por lo que se requieren diferentes temperaturas para tratar correctamente cada tipo de pelo.

 

Cuidados antes de empezar a planchar el pelo

A continuación, te exponemos unos consejos altamente recomendados para aplicar antes de planchar el pelo, con la finalidad de gozar de un cabello saludable y bonito:

Cómo planchar el pelo

1. Usa productos capilares para hidratar el cabello. Con el pelo mojado, aplica los protectores pertinentes para hidratar el cabello antes de empezar a secarlo, como pueden ser aceites para el pelo y acondicionadores reparadores. De la misma manera, puedes utilizar un spray protector, el cual actúa como un escudo ante elevadas temperaturas.

2. Pelo seco y sin humedad. Es indispensable secar cada parte de tu cabello con un buen secador de pelo. Por un lado, da volumen a tu cabello direccionándolo hacia el suelo, mientras que por el otro no será necesario realizar tantas pasadas, protegiéndolo de las altas temperaturas.

3. Ajusta la temperatura. Una temperatura para cada tipo de cabello. A modo de orientación y para facilitártelo, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Si posees extensiones la temperatura debe ser entre 60° y 90°C.
  • Para cabello fino y débil de 120° a 150°C.
  • Si cuentas con un cabello fino pero resistente, la temperatura ideal se sitúa entre 150° y 180°C.
  • Un cabello normal pero frágil necesita una temperatura alrededor de los 180°C.
  • Para aquellos con pelo normal y resistente, temperatura de 180° a 210°C.
  • En cabellos gruesos y abundantes, máximo 210°C.
  • Finalmente, si posees tratamientos con queratina, usa una temperatura hasta los 230°C.

4. Evita el planchado diario. El propio cabello necesita regresar a su forma original para permanecer sano. Por lo tanto, te recomendamos que dejes descansar a tu pelo para reducir daños en un futuro.

5. Limpieza y mantenimiento. Limpia las placas de vez en cuando para evitar que la suciedad o los propios pelos afecten al funcionamiento del dispositivo y dañen tu cabello.

 

Cómo planchar el pelo para un alisado perfecto

Si quieres obtener unos resultados satisfactorios, te recomendamos que sigas los siguientes pasos a la hora de alisar tu cabello:

  • Desenreda el pelo para evitar romperlo al pasar la plancha.
  • Divide y distribuye tu pelo en pequeños mechones, ayudándote con horquillas o pinzas.
  • Empieza por las raíces y termina en las puntas. En las raíces deberás pasar la plancha dos o tres veces, mientras que en el medio y en las puntas no hace falta insistir tanto.
  • Aplica el mismo procedimiento para todos los mechones de tu cabello, siempre lentamente pero sin permanecer demasiado tiempo, tanto para realizar menos pasadas como para evitar quemarlo.
  • Al terminar, realiza un golpe de aire frío con el secador, con el objetivo de fijar el cabello.
  • Finalmente, con tus propias manos aplica unas gotas de sérum para el medio y las puntas, y remátalo con un cepillo de púas tras 5 o 10 minutos.

 

Cómo rizar el pelo y hacer ondas con la plancha

Cómo rizar el pelo con plancha

Las planchas de pelo facilitan una amplia variedad de estilos, pudiendo lucir unos rizos, ondas y tirabuzones de película. Pero, como todo, requiere un poco de experiencia y habilidad, por lo que no te agobies si no consigues el resultado deseado a la primera.

¡La práctica hace al maestro!

De la misma manera que en el alisado, seca el cabello y utiliza productos hidratantes para protegerlo frente a las altas temperaturas. También debes desenredar y dividir el pelo en secciones.

Asimismo, existen diferentes opciones según la forma que quieras conseguir:

  • Rizos: sujeta la plancha cerrada desde la raíz del mechón y envuélvelo alrededor de la plancha, mientras la deslizas suavemente y realizas un giro de 360 gados hasta las puntas. Te recomendamos coger la punta del mechón con la mano libre para facilitar el rizado. Debes tener en cuenta que la velocidad de la pasada determinará la pronunciación de las ondas.
  • Ondas en las puntas: realiza el mismo procedimiento, pero esta vez empieza en una altura media del cabello. Un movimiento lento marcará y definirá de mejor manera las ondas.
  • Ondas leves: un look con una combinación de cabello liso y ondulado. Lo ideal es disponer de una plancha pequeña con unas placas más reducidas. La técnica no cambia, simplemente coge cada mechón y empieza por una altura diferente, deslizando la plancha hasta las puntas.

Experimenta y no pares de practicar, es la mejor manera para convertirte en toda una profesional.

La presión, la velocidad y el giro son los tres aspectos que determinarán la forma que adquieren tus rizos.

Deja un comentario