Cómo limpiar la casa: 7 trucos sencillos para mantener limpio el hogar

Limpiar la casa

Mantener la casa limpia y en orden suele ser sinónimo de tarea pesada y tediosa.

¿Y es que a quién le gusta invertir su tiempo libre en quitar el polvo mientras se puede estar tomando el sol o descansando en el sofá?

Pese a que muchas veces te dé pereza, la limpieza del hogar resulta una tarea rutinaria y necesaria para vivir en harmonía. Al fin y al cabo, una limpieza profunda aporta confort y bienestar.

Además, existen varios métodos para acelerar el proceso y disfrutar de una casa impoluta en menos que canta un gallo.

En este artículo te mostramos cómo limpiar tu casa de manera rápida y eficaz con la finalidad de poder disfrutar de más tiempo libre para ti.

¡Empecemos!

 

Las 7 claves para limpiar la casa y ordenarla adecuadamente

Cuanto menos ensucies, menor tiempo deberás dedicar a la limpieza. Un concepto muy obvio, pero que a veces se nos olvida.

Y es que en realidad podemos reducir enormemente esas jornadas maratonianas en las cuales nos pasamos gran parte del fin de semana limpiando y ordenando la casa. Si en lugar de dejarlo todo para el último momento eres capaz de realizar la tarea en el acto conseguirás aminorar notablemente el tiempo que pasas recogiendo y limpiando tu casa.

He aquí algunos de los consejos más prácticos y eficaces:

 

1. Friega los platos después de comer

Fregar los platos

Es verdad que con la barriga llena todo da pereza, pero aún duele más cuando ves la pila de platos que se acumula en el fregadero.

La cocina y el baño son dos de los puntos donde se acumula más suciedad, así que es importante mantenerlos mínimamente limpios y ordenados para no estresarte. De esta manera no esperes a limpiarlo todo cuando necesites la sartén, la cacerola o cualquier otro utensilio, sino que es recomendable hacerlo al momento.

Cuantos más platos se amonten, más tiempo deberás dedicar durante el fin de semana y menos tiempo libre te quedará.

Es mejor dedicar un par de minutos al día justo después de comer para ser más eficaces.

En caso de que dispongas de lavavajillas el proceso es más rápido y sencillo, pero aun así no olvides guardarlo todo en su lugar y utilizarlo cuando esté lleno de platos para ahorrar agua y electricidad.

 

2. Haz la cama diariamente

Tu inconsciente percibe el desorden más de lo que crees.

Y aunque parezca una tontería al hacer la cama la habitación parece más ordenada y tu percepción mejora, por lo que te hace sentir mejor contigo mismo.

Colocar bien las sábanas o estirar el edredón no te va a llevar ni dos minutos, y por pequeña que resulte es una tarea más cumplida que te acerca a tus objetivos.

 

3. Ventila regularmente las habitaciones del hogar

Ventilar la habitación

Abrir las ventanas y dejar que corra el aire es sumamente importante para refrescar el hogar y mantener un olor agradable.

En este sentido no es necesario dejar las ventanas abiertas durante mucho tiempo, sino que 10 minutos al día son más que suficientes.

Si por el motivo que sea tu hogar no dispone de suficientes ventanas, siempre puedes complementarlo con ambientadores.

 

4. Elimina la humedad de los cristales después de ducharte

La mampara de la ducha y el espejo son dos elementos que suelen ensuciarse con facilidad.

Utilizar un limpiacristales para eliminar las salpicaduras del agua, el vapor acumulado en el espejo e incluso las huellas que vamos dejando es realmente eficaz.

Nuestro consejo es que lo hagas justo al salir de la ducha. Pasar el limpiacristales tan solo te demorará 1 minuto y el aspecto de tu baño mejorará notablemente en un abrir y cerrar de ojos.

 

5. El polvo, de arriba a abajo

Un apunte muy obvio, pero que a veces se nos olvida.

Empezar por arriba es primordial para no tener que limpiar dos veces. Si empiezas por las zonas bajas, al llegar a las superficies más elevadas el polvo volverá a depositarse en el área ya limpiada, así que resulta poco eficiente. Además, recuerda humedecer ligeramente el trapo para eliminar correctamente el polvo.

Asimismo, un aparato muy útil para ello es el aspirador escoba, el cual te sirve tanto para limpiar estantes, sofás o alfombras como para el propio suelo.

 

6. Barre, friega o pasa la aspiradora a menudo

No es recomendable esperar a ver las típicas pelusas de las películas del medio oeste para empezar a barrer.

El suelo acumula suciedad diariamente, ya sea polvo, manchas o migas de pan, por ejemplo. Si pasas regularmente la aspiradora y la fregona (aunque sea de forma rápida) no deberás realizar maratones de limpieza llegado el fin de semana.

En este sentido, para ganar tiempo libre, evitar levantar el polvo y no ensuciar aún más los muebles puedes optar por utilizar un robot aspirador, el cual se encarga de aspirar por ti.

Por otro lado, una manera de mantener el suelo más limpio es descalzarse antes de entrar en casa ya que los zapatos suelen traer suciedad de la calle.

Tras pasar la aspiradora, procede con la fregona para desinfectar y eliminar las posibles manchas del suelo.

 

7. Aplica la técnica de Marie Kondo

Ordenar el hogar

Cuantos más cachivaches posees, más suciedad acumulas.

El método Konmari de Marie Kondo te enseña a organizar correctamente los trastos que has ido acumulando durante estos años.

Esto no solo te sirve para quitar del medio todos aquellos elementos que resultan incómodos a la hora de barrer o fregar, sino que es una técnica que funciona a la perfección para mantener en orden tu casa.

Un espacio despejado te permitirá ahorrar tiempo y esfuerzo durante la limpieza.

Además, se trata de un método que propone deshacerte de lo que no uses o no quieras. Al fin y al cabo, suelen ser objetos que solo acumulan polvo y dificultan la limpieza de la casa.

 

¿Qué productos necesitas para limpiar la casa?

En función de las superficies o zonas de la casa van a ser necesarios unos productos de limpieza u otros. A continuación te comentamos los más típicos, los cuales suelen resultar de gran utilidad:

  • Para la cocina: productos específicos para las placas de cocina, horno y lavavajillas, bayetas y estropajos.
  • En el baño: bayeta, guantes, trapos, desinfectante para el inodoro, productos específicos para los azulejos y limpiacristales para los espejos más grandes.
  • Para los muebles: trapos o bayetas húmedas para el polvo (un aspirador de mano también es muy útil), plumeros y productos de limpieza adecuados a la superficie.
  • Para el suelo: escoba y recogedor para una limpieza rápida (o aspiradora para mayor profundidad), fregona y mopa. En su defecto también se puede utilizar un robot aspirador y una aspiradora escoba.

 

Consejos finales para limpiar la casa rápido

Prácticamente ya te hemos contado los trucos más importantes y los productos que no deben faltar en el hogar para una limpieza eficaz.

Sin embargo, te recomendamos que tengas en cuenta estos apuntes finales para mejorar la eficacia y limpiar la casa de manera más rápida.

 

Los momentos de descanso son necesarios

Productos para limpiar la casa

El método 20/10 de Rachel Hoffman es una técnica para limpiar la casa de una forma más amena para que no sea tan tedioso.

Simplemente consiste en ordenar y limpiar durante 20 minutos seguidos, y una vez finalizados descansar durante 10 minutos.

Cuando termines la pausa puedes continuar para rematar la faena.

 

Escucha música o la radio

Una manera de distraerte e ir avanzando faena sin prácticamente enterarte es escuchando música.

La música de fondo te ayudará a estar más feliz y animado, y por consiguiente te resultará mucho más sencillo terminar la limpieza del hogar.

 

Despeja las principales zonas

No hay nada más molesto que estar limpiando y tener que retirar objetos del medio cada dos por tres. Es importante guardar la ropa en el armario y colocar todos los elementos en el lugar que le pertenecen una vez los hayas usado.

Un espacio despejado te permitirá limpiar de manera más rápida y eficaz la casa.

 

La técnica de los 5 minutos

Como limpiar la casa

Procrastinar es un hábito muy común en la sociedad.

Si te da mucha pereza la limpieza del hogar puedes hacer un trato contigo mismo para aguantarte y realizar la tarea durante solo 5 minutos.

Si después de cinco minutos es tan horrible que deseas parar, puedes hacerlo. Lo sorprendente es que tras esos 5 minutos te darás cuenta que la tarea no es ni de lejos tan terrible como te imaginaste, por lo que simplemente la terminarás en lugar de detenerte.

Este método puedes aplicarlo a cualquier ámbito de tu vida.

 

Limpia la casa de arriba a abajo

Tanto para limpiar las estanterías, las viviendas de dos plantas u organizar el armario.

Empezar por la zona más alta suele ser lo más indicado, a fin de evitar que la suciedad pase a las áreas inferiores.

 

Tira todo eso que no necesites o no uses

Como ya hemos comentado con el método Konmari, a la larga te resultará más sencillo si te deshaces de todo aquello innecesario. Seguro que posees varios objetos en tu casa que hace tiempo que no utilizas, y probablemente no lo vas a hacer.

La cuestión es que acumulamos más cosas de las que solemos usar, así que tirar algunos elementos que ya no necesites te puede ayudar para ganar más espacio y tener un hogar menos caótico.

 

Conclusiones

Limpiar tu casa es una tarea aburrida, pero necesaria. Una obligación tediosa que te quita tiempo libre, así que cuanto más eficaz y rápido seas, mejor.

La cuestión es que con un poco de voluntad y creando buenos hábitos es posible limpiar la casa en un periquete. Además, si puedes contar con un poco de colaboración en un momento tendréis el hogar en orden y libre de suciedad.

Y en caso de querer acelerar aún más el proceso y tener que dedicar menor tiempo a la limpieza, siempre es una opción comprar un robot aspirador que trabaje para ti.

Deja un comentario